Let’s Festival Día 3: Christina Rosenvinge, Single, Fred i Son por María Roldán

A la segunda jornada de conciertos en Salamandra llegué cuando el grupo Fred i Son entonaban sus últimos temas. Una lástima, sí. Todavía habrá ocasiones para fabricar sueños escuchándolos.

Hay canciones ligadas a sus artistas capaces de hacerte perder el sentido, por ese “ángel” o simplemente por ser la esperanza al sonido nacional. Dos de esos ejemplos se dieron cita sobre el escenario, experimentado en arrancarte un sinuoso movimiento de caderas o el aplauso más vibrante. Dos apuestas sin tapujos y dos mujeres sorprendentes, seductoras en pos de unas aventuras musicales divergentes entre sí.

Single (Monólogo Interior, 2010) nos tiene mal acostumbrados con ese derroche de estilismos, exquisitas maneras y consiguiendo un sonido propio e intransferible; melodías imposibles. Aunque la pasada noche igual de deslumbrante en voz y presencia, no sonaron con la intensidad habitual. Rebosantes de talento sumado a mucho oficio, Teresa e Ibon estuvieron menos cómodos delante de un público algo parado en las primeras canciones. Single ofrece algo distinto y eso les otorga ser una formación que injustamente pasa desapercibida.

El plato fuerte de la noche llegó al escenario sin ruido. Christina Rosenvinge (La Joven Dolores, 2011) presentaba disco y el llenazo de la sala demostraba la expectación. Si es cierto que la música puede ser literatura, ella canta para demostrarlo.

El concierto intercaló temas de su anterior álbum con el más reciente teniendo una manufactura sobresaliente. La factoría musical impresiona en la fluidez y entrega, y a medida que avanza, guitarra en mano, desprende entre capas de intimismo un regusto por la música de autor.

Noche de contrapunto y emotividad perfecta.

Realizado por Play On Barcelona (http://www.playonbarcelona.com) para Salamandra (http://www.salamandra.cat)

Deja un comentario