Let’s Festival Día 1: – Joseba Irazoki, Guadalupe Plata, Pony Bravo y TSOWC por Soraya Moreno

¿Quién dijo que los hombres no pueden hacer dos cosas a la vez? El que lo dijo desde luego no conocía a Joseba Irazoki, el vasco de 40 años que fue el disparo de salida del Let’s Festival 2014. Salamandra vuelve a abrir sus puertas a este festival de Hospitalet que tantos buenos momentos ha dado a lo largo de los años. Joseba Irazoski es uno de esos buenos momentos, demostrando ese don que tiene para la música. Y es que el tío sabe lo que hace. Capaz de mantener al público y llevárselo a su terreno con una sesión en la que demostró el don que tiene para la improvisación mientras reía y bromeaba. ¡Y eso que no le gustan los festivales! Esperemos que eso cambie y vuelva por estas tierras dentro de poco.

Pero esto no hacía más que comenzar. Guadalupe Plata animó a los asistentes con su característico blues psychobilly que te mantiene en vilo durante todo el espectáculo. Si cierras los ojos puedes perderte en los acordes, en los gritos del guitarrista Pedro de Dios y moverte al compás del batería Carlos Jimena y el bajista Paco Luis Martos. Bastan unas miradas de apenas un par de segundos entre ellos para decidir el siguiente paso. Y así volvemos al pasado más oscuro del género, rememorando a otros que se quedaron por el camino pero que aportaron grandes maravillas como The Gun Club o The Cramps. Porque esto no es un “la siguiente canción se titula…” No, ellos prefieren el “Somos Guadalupe Plata y a ver si podéis aguantar nuestro ritmo”.

Llegamos al ecuador de este primer día de Let’s con Pony Bravo. Desde aquí arriba puedo ver como el ejército de cabezas danzantes saca sus brazos (y sus respectivos iPhones y Smartphones) para dar la bienvenida por tercera vez al festival al grupo sevillano. Comienzan con calma, sin prisas. Mañana es sábado. La gente grita al comienzo de cada canción y bailan como pueden mientras ellos cantan, bromean y hacen de su repertorio un gran repaso desde 2006 con “El Rayo”. Mueven la bata de cola como solo ellos saben hacerlo al ritmo de “Turista ven a Sevilla” y “Eurovegas” entre otros grandes temas como el siempre singular “Mi DNI”. Estos chicos valen para un Primavera Sound tanto como para un Let’s.

Cuando Pony Bravo se despide, los gritos van disminuyendo y las aguas vuelven a su cauce. Pero por poco tiempo. The Suicide of Western Culture, el dúo barcelonés comienza su espectáculo de forma casi sutil. No se dejan achantar por sus predecesores en el escenario, sino que dan lo mejor de ellos, ganándose la atención del respetable, algo no muy usual a las 2:14 de la madrugada del ya sábado 8 de marzo. Su música es capaz de animarte para que no pares de saltar y bailar como te somete a un trance digno de Kraftwerk y la sobriedad de Atom™. Dejan a un lado sus clichés e intentan hacer de cada momento algo especial y único. Lo consiguen. Y nos quedamos con eso de “Love your friends, hate the politicians”.

Pasan de las tres y sin darnos cuenta llegamos al final del primer día de este mes que se presenta con un cartel atractivo y prometedor. Meneo se despide con su siempre singular forma de entretener a los que aun se aguantan de pie, lo que no es mi caso. Está claro que este hombre quiere marcha y yo no se lo voy a impedir. ¿Acabaría desnudo?

No pasa nada porque, en palabras de Pony Bravo; “Lo que pasa en Let’s Festival, en Let’s Festival se queda”.

Realizado por Play On Barcelona (http://www.playonbarcelona.com) para Salamandra (http://www.salamandra.cat)

Deja un comentario